el pez con patas

"Que algo sea reconfortante no quiere decir que sea verdad." – Richard Dawkins


Deja un comentario

Más sobre cherry picking

En una entrada anterior en este sitio web mencione el concepto de “cherry picking” o práctica de seleccionar—en el contexto de un texto— lo que conviene, ignorando pasajes contradictorios o contraproducentes al argumento que se pretende apoyar. En una conversación alguien señalo que ello aplica tanto a los apologistas como a los detractores de la biblia; estos últimos por seleccionar, dentro del marco de las contradicciones que abundan en la biblia cristiana, pasajes que desacreditan la prédica cristiana.

Pongámoslo de esta manera. En un texto (T) se dice que fulano hizo la aseveración A1 en un pasaje. En otra parte se dice que zutano hizo la aseveración A2 que contradice a A1. Sin embargo, este texto es utilizado por un grupo grande de personas—millones en el caso de la biblia y el Corán—a lo largo de siglos como guía infalible dictada por un ser supremo invisible. Resulta que los apologéticos o defensores de las “enseñas” en T citan y recurren a A1 para sostener sus ideas ignorando A2 o aduciendo un sentido figurado, si el significado literal no tiene sentido, contradice otro argumento en el texto T o no es conveniente para el punto que se quiere hacer valer (o todas las anteriores). Para ello se inventaron la hermenéutica: el arte (no ciencia) de interpretar textos, originalmente textos sagrados. Léase aquí y aquí para ejemplos risibles de ello. Sobre la hermenéutica, léase aquí.

En esta situación, una persona racional tiene motivo suficiente para poner en duda A1 y, con ello, sospechar de la veracidad del argumento de los apologistas. No se trata, desde el punto de vista racional, escoger el argumento A2 por sus “méritos” contra las enseñanzas o argumentación de los apologistas. Se trata de rechazar ambos. Para la persona racional la existencia de contradicciones es motivo suficiente para levantar sospechas; razón suficiente para poner en duda el contenido del texto y toda la argumentación apologética que en este se fundamenta. Ante todo en textos que se hacen pasar como divinos.

Y los textos “divinos” están plagados de contradicciones. Léase la entrada “cherry picking” para par de ejemplos.


Deja un comentario

Esperando a Jesús. Siéntense a esperar

No pierdan el tiempo esperando ni buscando excusas para explicar por qué todavía no ha venido. Según uno de los textos del Nuevo Testamento atribuído a un fulano Mateo, el tal Jesús le aseguró a sus discipulos que algunos de ellos presenciarán en vida su regreso. Aquí el pasaje:

“Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho. Les aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte sin antes haber visto al Hijo del hombre llegar en su reino”.  -Mateo 16:27-28 Nueva Versión Internacional (NVI)

485005_191653587616176_100003146089592_320314_1870632705_n

(Sacado de Ateu Atento)

 

 

Y según el texto adjudicado a un tal Marcos, Jesús advirtió a sus discípulos de los horrores que la humanidad sufrirá al momento de su venida. Es decir, vino y murió para salvar la humanidad y regresará para sofocarla. Pero les aseguró que esas cosas sucederán durante la generación los propios discípulos. Cita Marcos a Jesús:

“ »Verán entonces al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria. Y él enviará a sus ángeles para reunir de los cuatro vientos a los elegidos, desde los confines de la tierra hasta los confines del cielo.

»Aprendan de la higuera esta lección: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Igualmente, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el tiempo está cerca, a las puertas. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan”. -Marcos 13:26-30 Nueva Versión Internacional (NVI)

Y de la misma forma lo cita el tal Lucas.

Queda meridianamente claro en estos textos que Jesús habló a sus discípulos en los días finales del mundo. El fin de los tiempos. Es decir, el fin esta cerca y ellos serán testigos de su regreso:

Hebreos 1:1-2: “Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.”

1 Corintios 10:11: “Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos.”

Pero eso sí, les dijo que se mantuvieran despiertos por las noches en un pasaje citado por los apologistas del mito cristiano para “asegurar” que nadie sabe cuándo vendrá:

»Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor. Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada. Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.” Mateo 24:42 Nueva Versión Internacional (NVI)

Es decir, regresará en estos días finales en que los discípulos imaginarios obviamente estaban viviendo pero a un día y una hora no conveniente ni anunciada.

Siéntense y manténganse despierto.

Siéntense a esperar.


Deja un comentario

Me dañó el día.

Hay discusiones casuales con extraños que acostumbro, a duras penas, evitar. Hay, sin embargo, estas ocasiones en que las penas pesan demasiado y no puedo resistirme. Esto pasó recientemente saliendo de una taberna en Decatur, Georgia. Un hombre mayor que yo –unos sesenta largos o setenta cortos– se detuvo a conversar al momento en que me las arreglaba para montar mi bicicleta. La conversación comenzó como de costumbre entre extraños. “Que día feo para correr bicicleta..”, “Sí, ha estado lloviendo..”, “bla…bla..bla…”. Hasta que insistentemente me mencionó la biblia. En específico, la paz y armonía entre los hombres de buena voluntad…etc. La biblia escrita, según él, por “Dios”.

Le dije que no estaba de acuerdo. Que la biblia esta plagada de relatos crueles de un hombre invisible imaginado que por soberbia , no solo comete genocidios, sino que ordena a matar –ancianos, mujeres y niños por igual; que ordena robar y violar mujeres; que ordena a su pueblo escogido a marchar para destruir toda nación que se encuentre a su paso y a robarle los territorios. Literalmente:

40 Así Josué conquistó toda aquella región: la cordillera, el Néguev, los llanos y las laderas. Derrotó a todos sus reyes, sin dejar ningún sobreviviente. ¡Todo cuanto tenía aliento de vida fue destruido completamente! Esto lo hizo según el mandato del Señor, Dios de Israel. 41 Josué conquistó a todos, desde Cades Barnea hasta Gaza, y desde la región de Gosén hasta Gabaón. 42 A todos esos reyes y sus territorios Josué los conquistó en una sola expedición, porque el Señor, Dios de Israel, combatía por su pueblo.

Sí, matad niños y recién nacidos:

15 Un día Samuel le dijo a Saúl: «El Señor me envió a ungirte como rey sobre su pueblo Israel. Así que pon atención al mensaje del Señor. 2 Así dice el SeñorTodopoderoso: “He decidido castigar a los amalecitas por lo que le hicieron a Israel, pues no lo dejaron pasar cuando salía de Egipto. 3 Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos.” »

“Eso es el viejo testamento..”, afirmó. “Sí, el Viejo Testamento judío incluido en la biblia cristiana que relata las abominables hazañas del dios de los judíos y cristianos de las que no se arrepiente en ningún momento”, contesté.

Un dios que los judíos moldearon a partir de los mitos y creencias de los sumerios y otras civilizaciones. Un nuevo testamento amasado por los romanos y europeos conquistadores. El del “hijo de dios” que los blancos impusieron a sus esclavos en el sur de Estados Unidos y que los descendientes de estos últimos continúan ciegamente adorando.

En materia de copiar dioses, los griegos eran expertos. Léase sobre la fusión greco-egipcia de dioses (Serapis, por ejemplo). Léase sobre los romanos que adoptaron varios dioses, costumbres y creencias de los griegos y de los pueblos al oriente del Mar Mediterráneo al paso de sus conquistas. Pero ninguna de estas artimañas de conquista se puede comparar con la gran tragicomedia greco-romano del cristianismo, solo comparable con su análogo Islam, por las desdichas que ha causado y continúa causando a la humanidad.

En el dominio del imperio romano proliferaron diversas sectas cristianas creyentes de diversas versiones –las veces un tanto similares y las veces contradictorias–de un mito cuyo origen no se ha podido establecer.  Lo que se conoce de estas sectas proviene mayormente de escritos de los cuales no se conservan ejemplares cuya originalidad pueda ser probada con certeza e igualmente sus autores. No existen originales, solo fragmentos y transcripciones de los cuales los más tempranos datan del siglo segundo de la EC (Era Común), mucho después de los supuestos eventos.

Estos documentos (en su mayoría en griego pero disponibles en otras lenguas escritas) incluyen los llamados evangelios apócrifos o extra-canónicos y los llamados canónicos. Estos últimos, impregnados del helenismo estoico y cínico, son los que la iglesia cristiana romana, la originaria de todas las sectas que conocemos hoy en día, escogió en el Concilio de Nicea (Siglo IV EC) entre cientos de escritos, después de la “milagrosa” (según la iglesia católica romana) victoria militar de Constantino (el sangriento emperador romano que murio bautizado cristiano) que “amparado” por la mano del dios judeo-cristiano derrotó a Licinio (imperio romano de oriente) ganando a otros cristianos que por el imperio romano abundaban y bullían para la iglesia romana. Pocos son los escritos no canónicos que sobrevivieron a la purga cristiano romana. Lo que es igualmente trágico es que lo que se conoce del cristianismo de la época es a través de los apologetas cristianos, tristemente conocidos por la flagrante falsificación y alteración de textos.  Aún hoy en día los cristianos no se ponen de acuerdo para una versión común  plausible. Hay diversas versiones de una biblia acuñada por los romanos que, producto de los hombres, se ha amasado a través de distintas traducciones del griego.

El cristianismo se propagó con el apoyo del Estado romano a través del imperio y otros territorios (e.g., el Reino de Aksum adoptó el cristianismo en Etiopía en esos momentos y en Yemen el cristianismo apareció a finales del siglo IV, lo que conllevó una guerra con los judíos que allí habitaban). En Europa se consolidaron en la Edad Media, la era del miedo, de atrocidades y de castigos. Y de Europa, a fuerza de las armas y el dinero, se propagó al resto del mundo. Los soldados y clérigos europeos lo impusieron en América y África. La esclavitud de los negros se justificó con la biblia en América. Los soldados nazis marcharon con la inscripción  “Dios está con nosotros” en sus cintos mientras las tropas aliadas se encomendaron al señor para que les proteja y les guíe a la victoria de la misma forma que los deportistas se persignan mientras compiten. Como lo hicieron los gendarmes de los dictadores latinoamericanos como Pinochet en Chile, que era católico, y Rios Montt (el ungido de Dios) en Guatemala, protestante.

Unknown

Gott Mit Uns (Dios con nosotros). Hebilla en cinturón de los soldados nazis de la Wehrmacht.

¡Y viene este señor en Georgia a hablar de la Biblia! Me dañó el día.


Deja un comentario

YEMEN EN GUERRA: LA HISTORIA DEL MATARSE LOS UNO A LOS OTROS BAJO LA MANO DE DIOS

Se especula que en lo que se demarca hoy como el territorio de Yemen, antes de la historia documentada (circa siglo 8 AEC), sucedió lo usual: una población “aborigen” (que nadie sabe de ella) fue reemplazada por hordas semitas que constituyeron varios reinos. Es decir, no había Yemen sino unos ocho reinos que practicaban el politeísmo (el sol, la luna, etc.). La localización era ideal: tránsito de caravanas comerciales, tierras fértiles y un tanto protegidos por el desierto árabe de las civilizaciones al norte de la península árabe (los romanos le llamaron arabia felix). 

Pero poco a poco las cosas se pusieron difícil. Los últimos siglos AEC, navegación comercial del Mar Rojo dio al traste con las caravanas (los romanos estaban de pláceme). ¡Entonces llegaron los monoteístas a la conquista!: proselitistas puntas de lanza para la conquista económica y política. Primero cristianos (que ya habían convertido a Etiopía con la influencia romana) y judíos. No tardaron en comenzar a matarse los unos a los otros, dominando la región temprano la EC. Entonces llegó el Islam que acabó con todos ellos (bueno, casi todos).

Y aquí estamos hoy en día. Esta vez, los islámicos (sunitas y shiitas) matándose entre ellos mismos.


Deja un comentario

La Mujer y los Libros “Sagrados”

Existen partisanos de la Biblia, así como los del Corán, que insisten que estos libros escritos en la antigüedad son favorecedores de la mujer. Búsquese en el Internet y encontrara miles de entradas de apologéticos (defensores y alabadores), hombres y mujeres, que rebuscan algún pasaje en dichos textos con miras a probar su argumento. Hay un término en inglés que describe figurativamente este comportamiento  para el cuál no he encontrado una versión similar figurativa en español: “cherry picking”. En el caso que aquí nos ocupa: seleccionar por conveniencia partes de un texto para “probar” un argumento ignorando otros que lo contradicen.

Aquí algunos pasajes reveladores.

Corán:
” 4:34 Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos más que a otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Alá es excelso, grande.”
“4:3 Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero. si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal.”

Biblia (Nuevo Testamento):
“Pero quiero que sepáis que Cristo es cabeza de todo varón, y el varón es cabeza de la mujer… Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, porque él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.” (Corintios 11: 3, 7, 8 & 9)
“Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.” (Corintios 14: 34 & 35)
“La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en trasgresión. Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.” (Timoteo 2: 11-15)