el pez con patas

"Que algo sea reconfortante no quiere decir que sea verdad." – Richard Dawkins


Deja un comentario

Más sobre cherry picking

En una entrada anterior en este sitio web mencione el concepto de “cherry picking” o práctica de seleccionar—en el contexto de un texto— lo que conviene, ignorando pasajes contradictorios o contraproducentes al argumento que se pretende apoyar. En una conversación alguien señalo que ello aplica tanto a los apologistas como a los detractores de la biblia; estos últimos por seleccionar, dentro del marco de las contradicciones que abundan en la biblia cristiana, pasajes que desacreditan la prédica cristiana.

Pongámoslo de esta manera. En un texto (T) se dice que fulano hizo la aseveración A1 en un pasaje. En otra parte se dice que zutano hizo la aseveración A2 que contradice a A1. Sin embargo, este texto es utilizado por un grupo grande de personas—millones en el caso de la biblia y el Corán—a lo largo de siglos como guía infalible dictada por un ser supremo invisible. Resulta que los apologéticos o defensores de las “enseñas” en T citan y recurren a A1 para sostener sus ideas ignorando A2 o aduciendo un sentido figurado, si el significado literal no tiene sentido, contradice otro argumento en el texto T o no es conveniente para el punto que se quiere hacer valer (o todas las anteriores). Para ello se inventaron la hermenéutica: el arte (no ciencia) de interpretar textos, originalmente textos sagrados. Léase aquí y aquí para ejemplos risibles de ello. Sobre la hermenéutica, léase aquí.

En esta situación, una persona racional tiene motivo suficiente para poner en duda A1 y, con ello, sospechar de la veracidad del argumento de los apologistas. No se trata, desde el punto de vista racional, escoger el argumento A2 por sus “méritos” contra las enseñanzas o argumentación de los apologistas. Se trata de rechazar ambos. Para la persona racional la existencia de contradicciones es motivo suficiente para levantar sospechas; razón suficiente para poner en duda el contenido del texto y toda la argumentación apologética que en este se fundamenta. Ante todo en textos que se hacen pasar como divinos.

Y los textos “divinos” están plagados de contradicciones. Léase la entrada “cherry picking” para par de ejemplos.


Deja un comentario

Sobre Renacuajos y Engaños

Tendría unos 10 años de edad o 9 u 8, no recuerda bien, pero sí recuerda con certeza que vivía con sus padres en una casa alquilada en una sección de Las Lomas, una urbanización entre tantas en el San Juan suburbano. Su nombre hace justicia al entorno topográfico: elegantes lomas, que hasta mediados del pasado siglo se vestían de cañas pero que terminaran inescrutables al ser desfiguradas por el corte en terrazas para erigir diminutas unidades de vivienda unifamiliares. Diminutas viviendas, por cierto. En la cocina apenas cabía una estufa, sin permitir espacio a la nevera que terminaba aparatosamente en un rincón de la sala consumiendo—devorando— parte de los escasos 20 metros (65 pies) cuadrados de piso. Sigue leyendo


Deja un comentario

Esperando a Jesús. Siéntense a esperar

No pierdan el tiempo esperando ni buscando excusas para explicar por qué todavía no ha venido. Según uno de los textos del Nuevo Testamento atribuído a un fulano Mateo, el tal Jesús le aseguró a sus discipulos que algunos de ellos presenciarán en vida su regreso. Aquí el pasaje:

“Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces recompensará a cada persona según lo que haya hecho. Les aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte sin antes haber visto al Hijo del hombre llegar en su reino”.  -Mateo 16:27-28 Nueva Versión Internacional (NVI)

485005_191653587616176_100003146089592_320314_1870632705_n

(Sacado de Ateu Atento)

 

 

Y según el texto adjudicado a un tal Marcos, Jesús advirtió a sus discípulos de los horrores que la humanidad sufrirá al momento de su venida. Es decir, vino y murió para salvar la humanidad y regresará para sofocarla. Pero les aseguró que esas cosas sucederán durante la generación los propios discípulos. Cita Marcos a Jesús:

“ »Verán entonces al Hijo del hombre venir en las nubes con gran poder y gloria. Y él enviará a sus ángeles para reunir de los cuatro vientos a los elegidos, desde los confines de la tierra hasta los confines del cielo.

»Aprendan de la higuera esta lección: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Igualmente, cuando vean que suceden estas cosas, sepan que el tiempo está cerca, a las puertas. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan”. -Marcos 13:26-30 Nueva Versión Internacional (NVI)

Y de la misma forma lo cita el tal Lucas.

Queda meridianamente claro en estos textos que Jesús habló a sus discípulos en los días finales del mundo. El fin de los tiempos. Es decir, el fin esta cerca y ellos serán testigos de su regreso:

Hebreos 1:1-2: “Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.”

1 Corintios 10:11: “Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos.”

Pero eso sí, les dijo que se mantuvieran despiertos por las noches en un pasaje citado por los apologistas del mito cristiano para “asegurar” que nadie sabe cuándo vendrá:

»Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor. Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada. Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.” Mateo 24:42 Nueva Versión Internacional (NVI)

Es decir, regresará en estos días finales en que los discípulos imaginarios obviamente estaban viviendo pero a un día y una hora no conveniente ni anunciada.

Siéntense y manténganse despierto.

Siéntense a esperar.